Pérfidus… A Christmas Carol

imagesCA87966I

El inmoderado asesino Pérfidus “Bocarte” McFoster se detuvo ante la puerta del Syphilis Saloon, en Pottawatomie Creek, y escupió su mascada de tabaco sobre uno de los huérfanos mestizos que corrían a amarrarle el caballo.

-Cuida de Ripper mientras yo esté dentro, o me haré una fusta con tus tripas.

El cielo estaba encapotado. Negros nubarrones se cernían sobre el condado de Franklin, y el chasquido de un trueno, sucio como un árbol que se parte en dos, rechinó cuando Pérfidus cruzaba la puerta del saloon.

-¡Bourbon, maldita sea! ¡En un vaso limpio!

El camarero, el proscrito Moses Slotnick, buscado en tres Estados por rapto, violación y profanación de cadáveres, tragó saliva y sintió que la camisa no le llegaba al cuerpo.

-En s-seguida, se-señor…

Su hermano Mordecai, exconvicto, pirómano y pederasta, intentó cerrar discretamente la tapa del piano y escabullirse, pero un leve chasquido le apercibió de que McFoster le miraba por el ojo de su 44 Russian.

-Siéntate y toca… Esto parece un funeral. ¡Y lo será, maldita sea! ¡pero no me gustan los funerales tristes!

Pérfidus cogió su botella y fue a sentarse en la mesa del rincón, cuyo único ocupante fue desalojado por el expeditivo método de clavarle la espuela en la pantorrilla.

El pianista, que aprendió los rudimentos del oficio en la penitenciaría de Wichita, atacó un alegre ragtime con la naturalidad de un pastor metodista bailando una polka rápida. McFóster escupió el bourbon y soltó una maldición que no había sido pronunciada desde que los españoles le cortaron la oreja a Jenkins con un cuchillo mal afilado:
-¡Qué demonios es eso! ¡Quiero música! ¿Es que no sabes algo mejor?

Mordecai sintió que sus esfínteres estaban a punto de rendirse. En un último esfuerzo por no ceder, sus dedos atacaron el teclado sin dejar que el cerebro interfiriese en el asunto. Una melodía lenta, casi inaudible, fue extendiéndose desde las carcomidas tablas del piano:

♫ ♪ ♪
Silent night,

holy night.
All is calm,
all is bright.
Round yon Virgin
Mother and Child…
♫ ♪ ♪

Los ojos de Pérfidus fueron abriéndose hasta conferir a su rostro la expresión de un demonio budista, mientras su color cetrino enrojecía hasta lo inverosimil.
Moses, el camarero, sintió que su asquerosa vida tocaba a su fin. Miró a su hermano, concentrado en su tarea suicida. “Maldito seas, Mordecai… Nunca has tocado mejor”, pensó para sus adentros, sin preocuparse por el calor húmedo que le bajaba por las perneras.

Primero fue un leve tic en un ojo, el izquierdo, concretamente, que es donde le alcanzó la fusta del hacendado Smithers, al que asaltó y decapitó en Dodge City. Poco a poco, el tic se convirtió en lágrima… y finalmente, ante los ojos incrédulos y pitañosos de los parroquianos del Syphilis Saloon, en Pottawatomie Creek, Kansas, el inmoderado asesino Pérfidus “Bocarte” McFoster se deshizo en llanto como una Magdalena.

De nada le sirvió emprenderla a tiros con el mobiliario, porque todos habían tenido tiempo de sobra para ponerse a salvo, y porque sus ojos enrojecidos no le permitían ver otra cosa que la sombra de su propia ignominia.
Esa noche, el inmoderado asesino Pérfidus McFoster abandonó el pueblo a lomos de Ripper, no sin antes golpear la cabeza del huérfano mestizo con un loonie de oro.

Nadie ha vuelto a verle, pero, cada vez que en Pottawatomie un niño tiene miedo en la oscuridad, le basta canturrear bajito esta canción para dormir en paz:

Anuncios

12 pensamientos en “Pérfidus… A Christmas Carol

  1. Con todos mis respetos le diré, monsieur, que me ha parecido extraordinario, lindando con lo inverosímil. Sólo el detalle de pedir un vaso limpio me ha parecido chocante en un tipo tan duro y tan ajeno a cualquier sutileza.
    Feliz Navidad en el Potaguatomi ese (y en 25.000 millas a la redonda).

      • Bueno, creo que no hace falta ir a ese “emporio de gorrinez” para imaginar “guarreridas”. En España, con tanta huelga de basura vamos aprendiendo bastante. En cualquier caso, mantengo que un tipo realmente duro no se detiene en esas pequeñeces. (¿Ha oído hablar alguna vez de “la Chari”?)

Dime algo, payo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s